¿Qué es un teodolito?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on telegram

Imagen de un teodolito topográfico

Después de hacer un gran repaso por los diferentes instrumentos topográficos que usa a diario cualquier topógrafo, le ha llegado el momento al teodolito. A pesar de que en los últimos años ha quedado un tanto en desuso, todavía son muchos los que lo utilizan para trabajos concretos, así que vamos a repasar qué es, como se utiliza, cual suele ser su precio y otra gran cantidad de información.

¿Qué es un teodolito y para qué sirve?

Un teodolito es un instrumento que sirve para medir. Lo hacen de manera óptico-mecánica, ofreciéndonos medidas de ángulos verticales y horizontales, con una gran precisión. Eso sí, como en cualquier medida realiza intervienen los errores topográficos.

Hasta hace no demasiado tiempo era el instrumento topográfico más usado, gracias a las enormes posibilidades que ofrecía a cualquier topógrafo. Permitía medir, además de ángulos, desniveles y distancias, aunque para ello necesario acompañar nuestro teodolito de otros instrumentos.

Actualmente podríamos dividir los teodolitos entres tipos bien diferenciados. Por un lado nos encontramos con los caseros, que tienen una precisión mínima, pero que cualquier puede desarrollar y utilizar en un momento dado, los mecánicos, que ya tienen una mínima presencia, los electrónicos que tienen una gran precisión, y por último la estación total, que en sí misma, es un teodolito al que se le ha dotado de un distanciometro y un microprocesador.

Cómo funciona un teodolito

Teodolito

A pesar de lo que pueda parecer, un teodolito es un instrumento básico, que tiene además un funcionamiento bastante sencillo. Tal y como podéis ver en la imagen que encabeza este párrafo se trata de un trípode que tiene acoplado encima un telescopio. Este a su vez tiene dos círculos que están graduados, uno colocado en vertical y otro en horizontal para poder realizar los dos tipos de mediciones que vamos a necesitar (apoyándonos por supuesto en las lentes que lleva incorporado).

Gracias a un teodolito podemos medir algunos de forma sencilla y a partir de ahí realizar diferentes cálculos topográficos.

Cómo se usa un teodolito

A pesar de lo que pueda parecer usar un teodolito es de lo más sencillo, sobre todo si lo comparamos con los avanzados instrumentos topográficos que existen hoy en día. A continuación te vamos a hacer un breve resumen para que puedas comenzar a usarlo sin ningún tipo de problema.

Colocación del teodolito. En primer lugar deberemos de colocar el teodolito en el lugar donde vamos a llevar a cabo la medición. Para ello sigue las instrucciones del propio teodolito, ya que variarán un tanto de un modelo a otro.

Regula la altura del teodolito. Para poder realizar un trabajo correcto deberás de regular la altura del teodolito, para poder llevar perfectamente a ver a través del visor. Este paso es importante, más por comodidad a la hora de trabajar, que por un desajuste o error topográfico que se pueda producir.

Nivelación y aplomación del teodolito. El siguiente paso nos llevar a aplomar el teodolito y a nivelarlo hasta que quede perfecto para comenzar a trabajar.

Revisar el visor. Una vez estamos preparados para comenzar a realizar las mediciones, deberemos de comprobar el visor. Para ello asegúrate que la línea roja que deberías de ver, y que sirve para realizar las mediciones, se ve de forma correcta y además queda en el lugar justo donde se va a realizar la medición.

Tipos de teodolitos

Los teodolitos existen desde hace mucho tiempo, y por tanto son muchos los tipos diferentes que existen, que de forma común se dividen en dos grupos; mecánicos y electrónicos. Además hay muchos expertos que se empeñan en crear un grupo bautizado como teodolitos antiguos, que son considerados poco más que antigüedades, y que suelen tener un alto valor monetario en el mercado, aunque su utilidad a la hora de trabajar no existe.

Mecánicos

Estos teodolitos son totalmente analógicos, y aunque hacen la misma función que los electrónicos, funcionan de una forma menos avanzada. Los errores que se pueden producir son más elevados ya que la toma de medidas depende en gran medida de la vista y habilidad del operario.

Electrónicos

La gran diferencia de los teodolitos electrónicos frente a los mecánicos es la pantalla donde podemos ver todos los datos de las mediciones realizadas. Sin duda alguna supone una gran ventaja y además reduce considerablemente la posible aparición de errores.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies